LOS OVNIS Y LAS FOTOGRAFÍAS

LOS OVNIS  Y LAS  FOTOGRAFÍAS
Por Ricardo Vilchez Navamuel
Mayo del 2013
La investigación del fenómeno OVNI no es una tarea sencilla, es algo muy complejo que tiene que ver con la historia humana, pinturas rupestres, vestigios arqueológicos, estudios de religión comparada, filosofías esotéricas, conocimientos básicos de biología y física, algún entendimiento sobre astronomía, psicología y otros temas que abarcan prácticamente todo el conocimiento humano., si uno excluye algo de esto no puede percibir el tema de manera integral y por lo tanto puede quedarse sin el panorama completo.
Muchos gobiernos han empezado a desclasificar sus documentos secretos acerca de los OVNIS y cada uno de ellos lo va haciendo a su manera. Entre ellos Rusia, Brasil, Inglaterra y recientemente USA, a través del FBI con su ya famosa página “The Vault” donde pueden ser consultados 1600 archivos: http://vault.fbi.gov/
Las pruebas sobre la evidencia del fenómeno OVNI son muchas y a esto debe de agregarse los cientos de miles, sino millones de testigos de avistamientos durante los últimos 60 años.
Las fotografías han sido para la investigación científica del fenómeno OVNI muy importantes,  sin embargo,  pocas como la famosa foto de Laguna de Cote en Costa Rica, han sido consideradas después de varios análisis científicos  como prueba dura: http://ricardovilchezn.blogspot.com/2012/08/ovni-en-la-laguna-de-cote-costa-rica.html
Foto del OVNI de la Laguna de Cote en Costa Rica
A nosotros, los investigadores de fenómenos insólitos  nos  llegan  fotografías de todo tipo y  sin embargo aunque sean genuinas no todas califican para un análisis científico en toda regla. Cuando se nos presenta una oportunidad como esa, y podemos asegurar que no son muchas, consideramos el hecho como un privilegio y quisiéramos que los diferentes factores que involucran la posibilidad de hacer un análisis científico, se conjurasen a favor para poder emprender semejante acción. Pero esto tampoco es fácil.
 
Aquí en Costa Rica, he visto fotografías realmente fantásticas, puedo afirmar de dos excepcionales; sin embargo no se pudieron validar debido a múltiples factores, como por ejemplo la duda, la desconfianza con uno como investigador, el interés económico, el no querer involucrarse, pereza, posible desprestigio, etc.
Hay muchas consideraciones antes de emprender una investigación seria de una fotografía de este tipo: Algunas de ellas son: quién es el que toma la fotografía y en qué circunstancias; otros testigos, que tipo de cámara y lente y ojalá tener el equipo a disposición, ir al lugar de la toma de la imagen a la misma hora, hacer algunas imágenes desde el lugar donde se tomó la foto que se investiga, tener acceso a la foto original, comprobar si se hicieron otras tomas en la misma cámara o si de tomaron  otras fotos con otras cámaras y reunir todos los datos que se puedan.  Aquí el testigo o la persona que toma la fotografía resulta tan importante como la foto misma, pues una vez se logra credibilidad de la persona, la foto adquiere más valor. Después de todo esto, uno puede pensar en una validación científica y el que lo intente deberá de tener credibilidad también.
A finales de los años 70’s, durante una reunión que sostuvimos  con mi hermano; el Dr. Allan J. Hynek  uno de los más reconocidos investigadores del fenómeno OVNI nos comentó lo siguiente: “que para él,  la foto ideal sería la siguiente: tomarle una foto a un objeto, donde salga una persona tomándole la foto a la persona que está tomando el objeto y a la vez ésta siendo retratada por otra, de tal manera que 3 personas tomen la foto del objeto y que salgan dos de ellos haciendo lo mismo”.
Como  fotógrafo profesional que ejerce su trabajo  desde  hace  más de 45 años, puedo valorar una fotografía y emitir una opinión profesional, aunque no validarla científicamente.
  
Y está muy bien que sea así, el método científico debe de seguirse si se quiere una prueba científica, que es parte de lo que andamos buscando los investigadores.
Esto significa que la mayoría de las fotos de ovnis aunque son consideradas como pruebas del fenómeno, no tienen la certificación científica y eso es una realidad que debemos de aceptar. La validez de ellas viene de la  investigación de campo y de la credibilidad de la persona que la tomó.
Indudablemente las fotografías de OVNIS han jugado un papel testimonial muy importante y cada vez será mayor. El incremento de cámaras fotográficas a través de los teléfonos celulares ha sido masivo,  así como la proliferación de videos también.  Todo esto hace imparable la comprobación del fenómeno y el efecto en sí mismo, que consolida  lo que  llamamos comúnmente, OVNIS.

Esperemos pues, que salgan a la luz más y mejores fotos  y videos que puedan ser validada(o)s científicamente.

Deja un comentario