¿Dónde quedó la soberanía en Venezuela?


¿Dónde quedó la soberanía en Venezuela? 
Ricardo Vilchez Navamuel
La palabra soberanía según DRAE en su segunda y cuarta acepción dice lo siguiente: 2ª “Autoridad suprema del poder público”,  4ª “orgullo, soberbia o altivez”.  Desde la perspectiva nacional dice: “La que reside en el pueblo y se ejerce por medio de sus órganos constitucionales representativos”.
Entre los más fervientes defensores de la soberanía de un país han sido los comunistas y socialistas, siempre han recurrido a ello para defender  intereses propios (anti-imperialistas) y para que no exista de manera alguna,  influencia o interferencia de otros Estados.
En la Venezuela de Chávez no  ha sido excepción. Sin embargo, esa posición ha sido aparente, tan solo un maquillaje al que ha recurrido Chávez durante sus  gobiernos  y  en sus  permanentes manifestaciones en contra de cualquier interferencia,  viniera de donde viniera. 
La  realidad  era otra, la pérdida de soberanía en Venezuela comenzó desde hace mucho tiempo con  relaciones  demasiado íntimas con Cuba,  que poco a poco fue tomando fuerza en toda la estructura de gobierno, implementando primero médicos,  seguidamente militares cubanos, inteligencia y organización urbana.  La realidad es conocida por todos los venezolanos, Venezuela se “cubanizó” y ahí indudablemente  perdió soberanía.
 ¿Qué ha pasado a partir del momento en que Chávez se enferma?  La pérdida de soberanía es aún mayor, cuando él gobernante militar,  entrega la confianza de su salud a la medicina cubana pues  él no cree en los profesionales venezolanos y empieza una modalidad nueva de gobernar desde la isla comunista, con todos los asesores caribeños.
En Cuba, las  circunstancias económicas son precarias, sostenidas durante muchos años por la  “Unión Soviética”  y  en la última  década desde Venezuela por Chávez; ven la posibilidad  de perder  toda  esa  ayuda,  dado que, en  la oposición venezolana hay un claro entendimiento de que esa ayuda no se daría en caso de llegar ellos al poder. De ahí el deseo desesperado del gobierno cubano de un pacto entre las diferentes fuerzas de poder en Venezuela.
Es más, los comunistas venezolanos siempre han cuestionado el famoso “Pacto de Punto Fijo”, (acuerdo  realizado meses después del derrocamiento de Perez Jiménez, entre partidos políticos que excluyeron al partido comunista) ¿por qué ahora los “revolucionarios bolivarianos”  del “socialismo del siglo XXI” se callan ante el pacto orquestado en  Cuba el 4 de enero? y así publicado  en “Hechos de Hoy”:  “Golpe de efecto en horas críticas en Venezuela con la cumbre junto a Hugo Chávez en el CIMEQ de las tres corrientes del chavismo -el poder petrolero, el político y el militar-. Los cubanos se jactan de haber sellado en la Habana el pacto definitivo que habían reclamado a Hugo Chávez desde hace meses. Muera Hugo Chávez o quede inhabilitado -pudiendo permanecer en Cuba- Fidel y Raúl Castro, y las figuras claves del partido Comunista de Cuba, lograron sellar el Pacto de la Habana que orilla a la oposición  de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y desactiva forcejeos en el Parlamento –La Asamblea Nacional- en Caracas  en lo que es un varapalo político a la historia republicana de Venezuela y su independencia y autonomía como país.”
¿Dónde queda pues la soberanía en Venezuela? ¿Dónde está la izquierda venezolana respondiendo ante estos hechos? ¿Dónde están las manifestaciones de la izquierda internacional?   Vergonzosa  y muda posición o sordera conveniente tantas veces manifiesta.
Ha quedado completamente claro, que los gobernantes actuales de Venezuela no tienen autoridad, no tienen orgullo y que… “La que reside en el pueblo y se ejerce por medio de los órganos constitucionales representativos”… no existe hoy en Venezuela. Muy lamentable.
¿Qué le espera a Venezuela después de la muerte del Todopoderoso, no tan poderoso que tuvo que salir de su  país para buscar una cura inexistente?  ¿Qué será de Cuba y los demás países que han seguido el modelo cuba-venezolano sin la ayuda de sus petrodólares?

Deja un comentario