A propósito del puente “de la platina”


A propósito del puente “de la platina”

“Supuestamente, aquella molestia que provocaba kilómetros de presa se remediaría en “tres horas de trabajo”, según dijo en abril del 2009, el entonces director de la división de obras públicas del MOPT, Benjamín Sandino. No obstante, nada estuvo más lejos de la verdad.” 
 El párrafo anterior es de una información publicada en el periódico de La Nación del día 4 de diciembre del 2011, escrita por Irene Vizcaíno y David Vargas. 
http://www.nacion.com/2011-12-04/Proa/-La-platina-.aspx
Y “si por la víspera se saca el día”, los costarricenses que transitamos todos los días por la General Cañas,  no vemos una solución concreta, moderna y acorde con las necesidades que no sea hacer un nuevo puente. De lo contrario seguiremos teniendo kilómetros de presa todos los días  que irá aumentando año con año indudablemente.
Ahora que el gobierno decidió romper con la negociación con OAS y posponer la ampliación de la vía San José-San Ramón, debería de enfocarse en hacer sobre el Virilla uno nuevo, a la par o paralelo al famoso y accidentado viejo “de la platina” en la Bernardo Soto.
Digo esto porque de cualquier manera, aunque hagan una nueva losa sobre el viejo, el “de la platina”  no estamos seguros de que lo vayan hacer bien o cuánto tiempo tardarán en arreglarlo. ¿CÓMO PUEDE SER POSIBLE QUE LLEVAMOS 4 AÑOS CON EL PROBLEMA DE LA PLATINA y aún no lo arreglan? ¿Cómo podríamos confiar?
Los ticos podemos estar orgullosos de lo que hemos logrado en salud, educación y democracia pero en cuanto a infraestructura la vergüenza y la  decepción es muy grande. 
No sé cómo y porqué hemos aguantado tanto, será que de verdad estábamos “domesticados”. Sin embargo y con gran esperanza, los últimos acontecimientos nos indican que ya no lo somos más, la gente protestó y participó de manera activa con relación a los términos de la concesión de la vía a San Ramón e hizo que el gobierno reconsiderara; esto espero sea tan solo el comienzo de lo que de ahora en adelante podría seguir aconteciendo. 
Bien saben las autoridades que una de las principales carreteras de Costa Rica es La General Cañas, ¿cómo es posible que a esta vía se le agregara un  carril  quitando los galpones y reduciendo el ancho de ellos, optimizándola para provocar  accidentes y aumentar las presas?
Muchas de las  muertes de costarricenses en nuestras vías probablemente tienen como responsable al Estado y como estábamos domesticados no demandábamos, pero eso se acabó, empezaremos a “socar tuercas” y así como ya lo han hecho algunas personas con Autopistas del Sol, demandándolos,  lo hagamos  también con el Estado. A los gobiernos no les tocará otra, que hacer mejor las cosas.
También sería bueno que las personas que planifican nuestra infraestructura si es que las tenemos, lo hagan teniendo en cuenta  puentes con cuatro vías en carreteras rurales y de seis vías en carreteras nacionales; de esta manera estaríamos anticipando por una sola vez, un tránsito fluido y menos peligroso para los ticos y turistas que transitan por estas  vergonzosas vías nuestras.
Debemos tomar las medidas necesarias para hacer valer, que de ahora en adelante, cualquiera sea la infraestructura que se planifique o se construya, tenga un plazo definido en cuanto a los estudios técnicos, financieros y de construcción, no podemos y me refiero al pueblo de Costa Rica, seguir perdiendo  dinero y tiempo, porque cada vez que se pospone algo, ese algo le cuesta a los costarricense demasiada plata.

Deja un comentario